Adopta...salva vidas

El proceso de adopción es un protocolo elaborado con un único y claro objetivo: lograr el hogar más adecuado para el animal. Por eso, antes de entregarte un animal queremos estar seguros de que realmente deseas y comprendes lo que es tener un animal bajo tu responsabilidad.

Los animales NO son objetos (pese a lo que diga la Ley). Aunque lo hayas escuchado en infinidad de ocasiones, no nos cansaremos de repetirlo: un animal es un ser vivo, con necesidades físicas y fisiológicas, con sensibilidad, pasan frío y calor como nosotros, pasan hambre y sed como nosotros, y tienen en muchos casos las mismas enfermedades que nosotros. Si esto no te convence, “más vale una retirada a tiempo…” (me permito modificar la famosa frase) …a que el animal sea abandonado o devuelto a la protectora.

Para hacerte pensar un poco más, hemos elaborado un cuestionario pre-adopción que estaremos encantados de recibir si decides seguir adelante. Piensa en tu estilo de vida y déjate asesorar. Hoy en día, por suerte, hay gente muy formada en materia animal que puede ayudarte a escoger al animal más adecuado para ti. Eso se traducirá en bienestar para todos.

Si decides adoptar un cachorro, debes tener en cuenta que se trata de un lienzo en blanco a la hora de educar. Has de ser constante, todos los días, en dedicarle una parte del día a su educación. Los cachorros inspeccionan sin parar, no tienen manos para conocer las cosas así que usarán su boca y especialmente sus dientes para descubrir su entorno, es decir, muerden y estropean las cosas que dejes a su alcance. Se hacen pis por todas partes ya que su cuerpecito al igual que el de un bebé, no lo retiene. ¡Eso sí! Son encantadores.

Por otro lado, si optas por un perro adulto, tienes la ventaja de que ya conoces su tamaño definitivo, su personalidad ya está formada aunque aprenden durante toda su vida (es un mito el decir que sólo a los cachorros se les puede educar). Y al ser rescatados son súper agradecidos.

Y por último, pero no menos importantes, están los perros ancianos o discapacitados. Perros invisibles para la mayoría de las personas pero a los que tendrías la oportunidad de ofrecerles unos últimos años de vida digna. Son perros con limitaciones pero sólo físicas, porque el cariño que te darán no va a tener límite.

Una vez recibido el cuestionario pre-adopción y valoradas tus respuestas, nos pondremos en contacto contigo para profundizar un poco más en la adopción, y si lo vemos necesario, conocer a toda la unidad familiar y el lugar donde vivirá.

Si continuamos con el proceso, posteriormente se firmará un contrato de adopción en el que vienen fijadas todas las cláusulas que el adoptante se compromete a cumplir por el bienestar del animal.

Los animales se entregan vacunados, desparasitados, esterilizados si la edad lo permite y con microchip y pasaporte. Para poder hacer frente a todos estos gastos veterinarios y poder  continuar ocupándonos de los demás animales, pedimos un donativo que será fijado en el momento de la firma.