Estamos en Asturias

Asturias

La labor de una protectora de animales: algo más que un voluntariado

Todas las leyes autonómicas reguladoras de la protección de los animales domésticos coinciden en dar idéntica definición a las sociedades protectoras. Son las asociaciones sin finalidad de lucro, legalmente constituidas, que tienen por única finalidad, o como objetivo principal, la defensa y protección de los animales.

Un protectora de animales se rige por un principio claro y simple: el respeto a la dignidad del animal.

Estas Asociaciones, que desarrollan una impagable labor, en muchos casos no obtienen la respuesta que merecen por parte de las administraciones y la sociedad en general, ya que su trabajo es también una cuestión de sanidad y seguridad pública. Su situación en la mayoría de los casos es precaria: muchos animales que atender y pocos recursos para hacerlo. En algunos casos cuentan con una colaboración económica de los ayuntamientos de las localidades en las que se ubican porque prestan el servicio que deberían dar por ley los consistorios, pero en otros, ni eso.

Si no fuera por el coraje de sus voluntarios, la mayoría de las protectoras habrían tenido echar el cierre con el consiguiente perjuicio que ello representaría para la sociedad.

Gastos veterinarios que se acumulan mes a mes y se suman a los de alimentación y mantenimiento de unas instalaciones que han construido poco a poco, o a los de pago de residencias donde se alojan los animales que tutelan, porque carecen de refugio.

Y porque la “mano de obra” para cuidar a los peludos es “gratis”, ya que las horas que dedican los voluntarios a los animales (limpiar los cheniles, pasearlos, ir a darles la medicación, llevarlos al veterinario, etc) no se podría cuantificar. Pero lo hacen todo por amor a los animales.

En este punto, y dado que la gente a menudo confunde los términos, debemos explicar la diferencia ente una “protectora” y una “perrera”. La finalidad y gran diferencia entre ambas es que la protectora de animales tiene como primer y último objetivo lograr el bienestar animal presente y futuro, promoviendo la puesta en adopción del animal cedido o rescatado, y evitando en todo caso el sacrificio del animal recogido.

La perrera, por su parte, suele realizar labores de recogida de animales en el municipio donde hayan contratado su servicio, sacrificando a éstos transcurrido el plazo preestablecido según la normativa de protección municipal o el contrato para realizar el citado servicio. En algunos casos, el animal rescatado tiene suerte y puede ser adoptado previo pago de una cantidad económica para el abono de microchip y vacuna de la rabia. Esto es similar a una adopción en una protectora de animales, pero sin los trámites previos en los que se perfila y se escoge un buen adoptante para el animal.

Son muchos los ámbitos en los que puede trabajar una protectora. El más conocido es el que tiene que ver con la recogida de animales, su mantenimiento y su posterior entrega en adopción, pero son muchos otros los ámbitos de actividad, algunos menos conocidos pero no por ello de menor importancia, como los siguientes:

– La recogida no sólo de animales abandonados sino también perdidos (lo que conlleva la búsqueda y recuperación por parte del propietario), y la recogida de animales que entregan directamente los propietarios porque no pueden o no desean seguir cuidándolos. También en ocasiones recogen en sus instalaciones animales que son confiscados a sus dueños por incumplimiento de alguna parte de la normativa de protección.

– La interposición de denuncias en casos relacionados con el maltrato, agresión física, desnutrición, permanencia en instalaciones indebidas, peleas de perros, etcétera.

– Participar en los expedientes sancionadores en calidad de interesados cuando formulen la denuncia o comparezcan de otro modo en los mismos.

– Proponer a las administraciones la adopción de medidas para lograr una mayor y mejor protección de los animales.

– Llevar a cabo campañas encaminadas a concienciar a la población en materia de tenencia responsable, protección de animales, esterilización, abandono y maltrato.

– Y, por supuesto, cualquier otra que guarde relación con la defensa y protección de los animales.

Victoria Cedrún, Federación DEAN (Defensa Animal en Cantabria)

5/5

Leave your comment