Estamos en Asturias

Asturias

EL USO DE LOS ANIMALES EN EL REFRANERO ESPAÑOL

A continuación voy a hacer un repaso a algunos de nuestros refranes más conocidos que tienen a los animales como protagonistas, explicando qué significan y en qué contexto se usa esa expresión.

Por otro lado, también voy a dar mi opinión personal calificando cada refrán como positivo o negativo, refiriéndome al uso que se hace del animal en esa expresión o el enfoque que se quiere transmitir.

  1. El perro del hortelano no come ni deja comer.

 Hay que tener en cuenta que un hortelano es “la persona que tiene por oficio cultivar y cuidar una huerta” y que los perros no son vegetarianos. De este modo, se hace uso de un perro como guardián de una huerta ya que, ni va a comer las verduras que se cultivan ni tampoco va a dejar que otros animales se acerquen. Por eso se dice, que ni come ni deja comer.

Se utiliza para aquellas personas que ni hacen una cosa ni dejan que los demás la hagan, o aquellas que se apropian de algo sólo para que los demás no puedan disfrutar de ello, aunque no lo utilicen o necesiten.

Se ha hecho tan popular este dicho que normalmente sólo se utiliza la primera parte “como el perro del hortelano” porque todo el mundo conoce como continúa.

Por tanto, este refrán da una visión negativa del perro del hortelano, por un lado, por su carácter ambicioso y egoísta, y además por usar al perro como guardián del huerto, dándole una utilidad para el ser humano.

  • A perro flaco, todo son pulgas.

En este refrán se hace uso deun perro para proyectar la desgracia: podemos imaginar un perro abandonado, hambriento, triste, sucio… y, además, como si esas desgracias no fueran suficientes, lleno de pulgas.

Esta expresión se utiliza cuando la desgracia se ceba en los desvalidos, los pobres, los débiles, los que están abatidos.

No cabe duda de que este refrán se utiliza en un contexto negativo.

  • Perro ladrador, poco mordedor.

Esta expresión se basa en la idea de las falsas apariencias o de la cobardía.

Se dice de aquellas personas que hablan mucho y presumen que van a hacer muchas cosas, pero luego no hacen nada, o se enfadan y amenazan, pero en realidad nunca llegan a pasar a la acción y todo se queda en ruido.

De la misma forma, la expresión contraria Perro que no oyes ladrar, de éste te has de guardar transmite justo esa imagen de falsa apariencia, cuando alguien hace malas acciones aparentando ser incapaz de cometerlas.

En los dos casos, se utiliza esta expresión para contextos negativos.

  • A otro perro con ese hueso.

Este refrán parte de la idea de que a los perros les encantan los huesos, y que, por eso, enseñándoles un hueso son fáciles de engañar.

Cuando alguien utiliza esta expresión da a entender que no se cree un engaño o que no acepta las disculpas que le están dando por una acción que le ha perjudicado.

Quien lo dice da a entender que no acepta pasar por tonto y le dice a quien ha intentado engañarle que lo intente con otra persona porque con ella no lo va a conseguir.

Califico este uso del perro como negativo ya que además de considerar a nuestros queridos perros como ingenuos, está enfocado en el engaño y la mentira.

  • El mismo perro con distinto collar.

Otra expresión que se basa en las falsas apariencias o el engaño.

Hay veces que intentan hacernos creer que las cosas han cambiado, pero en el fondo siguen igual. Por ejemplo, un nuevo gerente en la empresa da una visión de evolución, pero al final aplica las mismas políticas empresariales.

Muy utilizada también cuando hay elecciones y cambia el partido o la persona al frente, pero en el fondo las políticas siguen siendo las mismas.

Otro enfoque negativo en nuestras expresiones diarias.

  • Muerto el perro, se acabó la rabia.

Como sabéis la rabia es una enfermedad infecciosa que padecen algunos animales (los más cercanos a nosotros los perros) y que se transmite a otros y al hombre, a través de la saliva. Al no tener cura, una de las formas de evitar su propagación es sacrificando al animal que la ha contraído.

Hoy en día se utiliza para situaciones en las que no hay víctimas, pero hay un elemento que causa un determinado mal o daño, y se observa que para acabar con ese mal basta con destruir el elemento que lo causa.

Obviamente aquí se utiliza al perro en un contexto negativo ya que se normaliza el sacrificio.

  • Llevarse como el perro y el gato.

Desde hace mucho tiempo se utilizan a los perros y a los gatos como ejemplo de mala convivencia, ya que siempre se ha dicho que son animales incompatibles que se llevan muy mal. Los que amáis a los animales y convivís con estas dos especies sabéis que no siempre es así.

Por ello, califico este uso como negativo ya que se utiliza en casos de peleas, disputas y otras situaciones de conflicto.

  • Gato con guantes no caza ratones.

Para superar cada tarea o reto que se nos plantea debemos contar con los medios apropiados y sin nada que nos entorpezca, y en muchas ocasiones, tratamos de solucionar un problema por la vía difícil, lo que se transforma en una tarea pesada y complicada.

En este refrán aparece el gato, que es un animal ágil y astuto, como un ser torpe incapaz de cazar un ratón, para transmitir nuestra propia torpeza a la hora de afrontar y atajar los problemas.

Uso negativo.

  • Más vale pájaro en mano que ciento volando.

Esta es una expresión conservadora que iría en contra de la idea de arriesgar para conseguir algo. Más bien lo contrario, transmite la idea de que es mejor tener poco y que sea seguro, a abandonar una situación segura por otra mejor pero incierta. O puede interpretarse como conformarse con lo que se tiene cuando no se puede aspirar a algo mejor.

Aquí se habla directamente de atrapar pájaros, se utiliza la privación de libertad del animal que quizás sea el que goza de mayor libertad y que siempre ha sido envidiado por el hombre por su capacidad de volar. ¿Es necesario hablar de atrapar un animal para dar más valor a lo seguro que a lo incierto?

Uso negativo.

Son múltiples las expresiones en nuestro refranero que utilizan a los animales para transmitir un mensaje. En estos ejemplos que os he puesto, que espero sean de los más conocidos, siempre se da una imagen negativa del animal, bien sea por su carácter (agresivo, ingenuo, torpe, egoísta…), por el uso que se hace del animal (los perros de guarda, la normalización del sacrificio, la privación de libertad…) o por lo que se quiere transmitir (falsas apariencias, egoísmo de la persona a la que se refiere, que no te puedes fiar de alguien…).

Por tanto, la discriminación de los animales llega también hasta nuestro lenguaje y la forma en la que nos expresamos.

No voy a pedir que desaparezcan estas expresiones que durante años se han utilizado en nuestro lenguaje, pero si somos conscientes de que estamos transmitiendo un odio y un temor infundados hacia ellos, quizás poco a poco, vayamos cambiando nuestra forma de hablar.

Os dejo con el dicho más popular entre los amantes de los animales:

Mientras más conozco a los hombres, más quiero a mi perro.

¿Y tú? ¿Sabes algún refrán que dé una imagen positiva de los animales?

¡Cuéntanoslo para que todos las usemos!

Rebeca Otero

Fuentes:
Centro Virtual Cervantes
Expresionesyrefranes.com
5/5

Leave your comment