Estamos en Asturias

Asturias

El maltrato animal no descansa

Desde mediados del pasado mes de marzo vivimos unas circunstancias excepcionales: confinadas en nuestras casas, con los movimientos limitados, parece que la vida se pone en pausa. Sin embargo, el maltrato animal desgraciadamente nunca se para.

Un gato ha muerto en Pontevedra, agredido a balinazos. En La Rioja varios jóvenes se saltaron el confinamiento para perseguir y acosar con un todoterreno a animales de la Biosfera de los Valles del Leza. En Palencia, un hombre con un brote psicótico arrojó a su perro por el balcón para después bajar a la calle a rematarlo. En Valencia, un hombre disparó a palomas desde su balcón, también amenazando y encañonando a transeúntes que paseaban con sus perros. En Sevilla un grupo de personas incumplieron las medidas del estado de alarma para realizar la matanza de un cerdo. Por si esto fuera poco, tanto asociaciones protectoras de animales como las autoridades alertan de lo que temen que ocurrirá tras el estado de alarma: perros abandonados de forma masiva cuando dejen de ser la excusa perfecta para salir a la calle con menos restricciones.

En un panorama como este, en el que el abuso, el abandono y el maltrato a los animales continúa siendo constante, es vital conocer la importancia de denunciar estas conductas. Todas son acciones en mayor o menor medida perseguidas por la ley y nuestro deber como ciudadanos y para con los animales es denunciar estas situaciones.

En algunas ocasiones será suficiente con poner en conocimiento de la policía o de la guardia civil los hechos mediante una llamada de teléfono: únicamente nos pedirán datos como nuestro nombre o el DNI para tener constancia de quién llama, pero nunca comunicarán al maltratador quién les ha avisado. Acudirán al lugar y se cerciorarán de lo que está pasando.

Otra opción que no podemos olvidar es la de interponer una denuncia, puede ser de tipo administrativo o penal y no necesitamos contratar a un profesional para ello. Para las administrativas basta con que presentemos el documento en el Registro del lugar donde nos encontremos.

Un pequeño escrito en el que consten la fecha, nuestros datos personales y un resumen de los hechos es suficiente. Es muy importante, eso sí, que seamos lo más específicos y cuidadosos que podamos a la hora de describir los hechos que queremos denunciar: cuanto más concisos sean los datos que aportemos, mayor claridad tendrá nuestra denuncia. Podemos incluir datos como la raza o especie de animal, el número de animales afectados, dónde se encuentran, el estado en el que están, sobre todo si creemos que su vida puede correr peligro, la fecha en la que los hemos visto, si sabemos a quién pertenecen, si ya hemos denunciado estos hechos con anterioridad, por ejemplo, llamando a la policía en otras ocasiones.

Ya que el maltrato animal no cesa, consigamos que las denuncias por estos hechos tampoco lo hagan.

5/5

Leave your comment